sábado, 27 de noviembre de 2010

La importancia de contestar mensajes de texto

video

LA TECNOLOGÍA ROMÁNTICA

¿Quién se atrevió alguna vez a decir que la tecnología nada tiene que ver con el romanticismo?
Escuchen a Andrea Echeverri.
¡¡Tu eres... mi amortiguador!!
Tú detienes del mundo el dolor oooh ooh
Me defiendes cuando alguien me hiere, mi amortiguador
Tu suavizas situaciones crueles mi amortiguador
Amor - tiguadorrr



¡¡ A los muchachos mecánicos... acá tienen para conquistar a sus chicas!!

viernes, 5 de noviembre de 2010

PARA PENSAR LAS PRACTICAS COTIDIANAS CON TIC

Un cambio crucial en las últimas décadas ha sido el ingreso de computadoras a la educación como forma de aprovechar las ventajas que puede ofrecer el trabajo en un ambiente virtual. Muchos docentes con mentalidad abierta han intentado explorar qué formas virtuales de aprendizaje existen, para encontrarse desilusionados al poco tiempo. En el caso de quien escribe, algunas de las experiencias más frustrantes fueron intentar explorar la así llamada Universidad Barnes y Nobles, que ofrecía cursos (gratuitos) por Internet en su sitio de venta de libros. La metodología consistía en presentar una página de ideas generales sobre un tema, seguida de preguntas específicas que, para responderse, necesitaban de lecturas de los libros que se compraban en el mismo sitio. No menos frustrante fue la experiencia con los llamados cursos en línea de MIT: en este caso los docentes de MIT habían dejado las transparencias de Power Point o las notas manuscritas que usaban en sus clases. De más está decir que los textos que ellos mismos usaban como referencia eran una fuente mucho más completa y didáctica que esas notas manuscritas. Muchas universidades ofrecieron plataformas para mediar la relación entre profesores y estudiantes fuera del aula, como Blackboard, Web-CT o Moodle, pero en general se trata de depósitos donde el estudiante recoge notas de clase o asignaciones y las regresa resueltas. En el mejor de los casos se establecen foros de discusión sobre temas específicos, pero fuera de clase y en un espacio virtual. En otros casos se ponen manuales o textos que se leen en la pantalla. Otras investigaciones relacionadas a e-learning abordan los medios y su impacto pero no avanzan a mostrar detalles sobre cómo implementar e-learning demanera que pueda ayudar efectivamente el aprendizaje. En ningún caso se plantean conflictos o problemas que el participante deba resolver. No hay consecuencias de acciones que se lleven a cabo porque el estudiante nunca hace (ni dice) nada.


GODOY, L 2009 “Una revisión del programa de investigación sobre aprendizaje activo en un ambiente simulado desde la perspectiva de la educación en ingeniería” LATIN AMERICAN AND CARIBBEAN JOURNAL OF ENGINEERING EDUCATION, Vol. 3(2), 2009


DOCUMENTO COMPETO EN http://academic.uprm.edu/laccei/index.php/journal/article/view/214/219

miércoles, 3 de noviembre de 2010

¿PowerPoint nos hace estúpidos? Un libro critica el programa porque altera los hábitos de argumentación

En el diario "El País" 20 de Octubre de 2010

"PowerPoint nos hace estúpidos". Esta alarma no la lanzó este año un semiólogo en su laboratorio universitario. La soltó un general de los marines de Estados Unidos ante un incomprensible esquema sobre el futuro de Afganistán.

Y lo respaldó el mismísimo general McChrystal, que acusó a PowerPoint de ser el principal enemigo del ejército estadounidense. "Cuando hayamos entendido estas diapositivas, habremos ganado la guerra", exclamó.

Estas frases las recuerda el periodista Franck Frommer, que acaba de publicar en Francia un libro cuyo título traducido sería El pensamiento PowerPoint: indagación sobre este programa que te vuelve estúpido y en el que critica este popular programa de presentaciones audiovisuales de Microsoft.

Utilizado por 500 millones de personas, aunque la cifra es imprecisa dado que va en el paquete de Office, es una prótesis inevitable en muchas charlas donde, con fatídica frecuencia, el conferenciante se limita a repetir las frases que proyecta en la pantalla del auditorio.

No es el primer libro que quiere prevenir sobre los efectos perversos en el discurso y en el razonamiento que tiene acostumbrarse a presentar un argumento a base de slides, diapositivas, con PowerPoint.

Edward Tufte achacó al programa que los ingenieros de la NASA no hubieran advertido informaciones esenciales que podrían haber evitado la explosión del Columbia.

Frommer comenta telefónicamente que el principal impacto de PowerPoint en la retórica tradicional de las charlas es que predomina la forma sobre los contenidos.

"Interesa más la exhibición que la demostración y busca hipnotizar al público y limitar su capacidad de razonamiento". Se usan eslóganes, verbos en infinitivo... "Muchas veces se incorporan imágenes que no tienen nada que ver con lo que se está diciendo, simplemente como adorno o anestésico. La puesta en escena pide una sala oscurecida en la que la gente está atenta a la pantalla y consume 15 diapositivas en media hora. Cuando abandonas la sala, saturado de imágenes, prácticamente lo habrás olvidado".

El autor insiste en que no trata de estudiar las tripas del programa para evaluar si es bueno o malo. Se trata de analizar su uso viciado, el más frecuente. Desde luego hay personas que lo utilizan con inteligencia, pero al autor le interesa lo que implica de "contaminación del discurso".

"En muchas organizaciones quien usa una presentación en PowerPoint no se siente responsable de lo que dice. Considera que no le compromete porque él no lo ha creado". Es el mensaje institucional que el orador, simplemente, repite.

Suele ocurrir que cuando el conferenciante previsto no puede acudir y envía a un colega de la misma compañía, el improvisado ponente se pone, sin problemas, a leer las diapositivas seguro de que no errará en el mensaje, es el que ha fabricado la empresa como biblia para las intervenciones públicas.

Un aspecto que preocupa a Frommer es el empleo de este programa en la educación. "Anula el intercambio, no hay interacción", subraya.

Las reacciones a la publicación del libro, explica él mismo, han sido dispares. Desde quien lo ha recibido como una catarsis -por fin alguien hablaba de los sufrimientos que inflige el invento-, a los reproches de los partidarios irreductibles del mismo.

El éxito de PowerPoint provoca que en algunas páginas de Internet donde se promete la conferencia de algún ilustre personaje... lo que ofrecen son los pantallazos de su exhibición en PowerPoint, con lo que la supuesta arquitectura oral de la conferencia queda hecha añicos.

http://www.elpais.com/articulo/Pantallas/PowerPoint/nos/hace/estupidos/elpepirtv/20101020elpepirtv_2/Tes